?> El Congreso era una fiesta ?>
Seleccionar página

Es invierno en España, hay poca luz y el frío ya se asoma. En las montañas la vida hiberna mientras las grandes ciudades, para cuyos habitantes la tierra, el agua y el fuego pasan por ellos casi de soslayo, concentran sus días de actividad más frenética. Si la salud es un estado transitorio que no augura nada bueno, la estación invernal es sobre todo el prólogo de una primaveral nueva vida. Cuestión de perspectiva, como casi todo.

congreso

Estamos en invierno en España, en la política española la luz y la alegría permanecen ensombrecidas por los comportamientos esperpénticos de su clase política. Las formas, los ritos, la educación y las buenas maneras -escudos protectores de lo verdadero, lo bello y lo justo- han declinado su presencia en favor de lo rudo, lo vulgar y lo zafio revestidos de autenticidad, espontaneidad o democracia.

Artículo completo en Gaceta.es.